miércoles, 9 de mayo de 2012

¿Cómo empezar?



En la actualidad vivimos entre tanto estrés, todo se quiere rápido, la tecnología nos sobrepasa cada día, el volumen de trabajo es mayor, el tráfico en la calle, alguien de mal humor nos quiere arruinar el momento, en fin, tantas cosas que pasamos y poco a poco nos estresan.  Al final del día deseamos un poco de paz, quietud, poner los pensamientos en orden.  Siempre he pensado que no hay como un buen pasatiempo para ayudarnos a liberar todas esas emociones reprimidas.  Y nos concentramos tanto y con tanta pasión que nos envolvemos y los problemas quedan por fuera, te relajas y te liberas sin esfuerzo.  Ojalá todos cuenten con un poco de tiempo libre para dedicarse a lo que les apasiona, ya que parece mentira, pero es un remedio eficaz para el estrés. 



En mi caso que mejor pasatiempo que la filatelia.  Hay muchos más experimentados que yo que la definen, pero a manera resumida, es la afición a coleccionar y estudiar sellos de correos.

¿Te gustaría comenzar tu colección?  ¡Pues adelante!  ¿Qué esperas?  ¡¡No te dejes abrumar por NADA!!

Empecemos por el álbum.  La elección de un álbum es determinante para el futuro de una colección, ésta no debe ser una acumulación de sellos pegados unos junto a otros, como sardinas en lata, en páginas sobre pobladas, ni un objeto de lujo donde la presentación sorprenda tanto como el contenido.



Todo depende por supuesto, de lo que se quiere coleccionar…  Si, con ambición, se inicia una colección del mundo entero, la elección es bastante simple.

Para un niño o adulto que comienza, existen grandes posibilidades en una gama muy ancha de precios y surtido variado.  Pero cuando uno es un niño, lo que menos tiene son ingresos para determinar que puede costearse.  Y un adulto lo puede pensar mucho si ve que las opciones son muy costosas, o las ve costosas si nunca lo había pensado en serio.  

Cuando yo comencé, pues mi madre fue muy práctica.  Me dio un cuaderno pequeño de cien páginas y fui pegando las estampillas en orden, por año de emisión.  En ese entonces los sellos sólo eran de Honduras.  Me acostumbre a ese método por mucho tiempo, me sirvió de mil maravillas, hasta que una catástrofe me hizo cambiar de parecer.  




Mi madre mantenía sus cuadernos en un librero de madera, a veces pasaban varios meses sin tener la oportunidad de agregar algo a la colección.  Sin darnos cuenta una peste de termitas invadió el librero, y con tan mala suerte para la colección de mi madre, se comieron sin reservas el cuaderno dónde ella había colocado las estampillas de Asia.  Creo que hasta lloramos de ver el número de sellos perdidos.  

A raíz de esa tremenda pesadilla, decidí poner mis cuadernos en una cajita de metal.  Y comencé a despegar todos mis cuadernos.  Con la paciencia de colocar todas las estampillas en la caja de metal, para evitar que las termitas llegaran a encontrar mi tesoro.  Luego decidí que lo mejor era encontrar algo mejor en que guardar sin tentar a las termitas y mi solución fue ponerlas en bolsas plásticas.  Esas hojas plásticas de archivo.  Y ya llenas colocarlas ordenadamente en carpetas.

Toda esta historia te puede ayudar a tomar ciertas precauciones.  Si vas a comprar un álbum del mundo, hay que asegurarse que no esté encuadernado, pues habrá que añadir continuamente páginas para dar cabida a más sellos.  Puedes crear tu álbum a tu gusto y con lo que tengas a la mano.



Además para salvar espacio, los álbumes editados clasifican en líneas bien apretadas los sellos de un mismo formato, perdiendo la noción elemental de mostrar y tener la serie completa.  La verdad, estos álbumes son bastante caros y hacen vacilar al interesado que no desea gastar demasiado.  

A la larga, resulta más barato confeccionar uno mismo los álbumes, tomando de guía un catálogo y hojas cuadriculadas.  Sea como fuere, la confección del álbum por uno mismo proporciona grandes satisfacciones, aparte de otras múltiples ventajas, ante todo la economía.  Un placer suplementario, el de determinar por sí mismo la colocación de las páginas y sobre todo: ¡la Libertad Suprema! ¡¡Nadie te dicta pautas!!



How to start?

Today we live among so much stress, everything has to be fast, technology is overwhelming, the workload is higher, traffic on the street, someone in a bad mood wants to ruin our day, anyway, so many things we go through and one by one will boil in.  At the end of the day we want a little bit of peace, quiet, to place our thoughts in order.  I always thought there’s nothing like a good hobby to help us release all those pent up emotions.  And we focus so much and with such passion that we engage and problems are outside.  You relax and release it without effort.  I hope everyone has a little free time to pursue what they love, because it seems incredible but is an effective remedy for stress.




In my case the best hobby is philately.  There are many more experienced than I that define it, but in summary, is the hobby of collecting and studying stamps.

Would you like to start your collection?  Go ahead!  What are you waiting?  Do not be overwhelmed by ANYTHING!!

Let’s start with the album.  The choice of an album is important for the future of the collection.  It should not be an accumulation of stamps pasted side by side, like sardines in overcrowded pages, not a luxury item where the presentation will surprise as the content.




Of course, it all depends on what you want to collect...  If you are ambitious and you begin a world collection, the choice is quite simple.

For a child or adult who starts, there is a high potential in a very wide range of prices and assortment.  But when you’re a child, you don’t have an income to see what you can afford.  And an adult will think a lot if the options are too expensive or finds it very expensive for not giving it a serious thought.

When I started, my mom was very practical, she gave me a small notebook of hundred pages and I pasted the stamps in order by year of issue.  At that time the stamps were only from Honduras.  I got used to that method for a long time, and it worked wonderfully, until a disaster changed my mind.




My mom kept her notebooks in a wooden bookshelf, sometimes several months passed by without the opportunity to add something to the collection.  Without realizing a plague of termites invaded the bookshelf, and with such bad luck for my mom’s collection, they ate without reservations the notebook where she had placed all of her Asian stamps.  I think we even cried of the amount of stamps lost.
                                              
Following this terrible nightmare, I decided to place my books in a metal box.  And I began to undo all my notebooks.  With patience, putting all the stamps in the metal box, preventing termites on finding my treasure.  Then I decided that the best thing was to find something else to keep my stamps safe and my solution was to put them in plastic bags.  Those plastic sheets used for filing.  Once neatly packed, place the sheets in a folder.

My story can help you take certain precautions. If you buy a world album, make sure is not bound.  You will have to continually add pages to make room for more stamps.  You can create your album to your own taste and with what you have on hand.



In addition, to save space, the albums released classify tight lines of stamps of the same format, losing the elementary notion of showing and having the entire series.  The truth, these albums are quite expensive and an interested person might hesitate if concerned in not spending too much.

Ultimately, it is cheaper to make yourself the album, taking a catalog as a guide and graph paper.  In any case, the making of the album on your own provides great satisfaction, besides many other advantages, but primarily the economy.  An additional pleasure, is to determine on your own the placement of the pages and above all, the ultimate Freedom, nobody is giving you guidelines!!

1 comentario:

  1. Rigoberto Carbajal Lobo9 de mayo de 2012, 22:04

    Recuerdo algunas estampillas... :D

    ResponderEliminar